Saltar al contenido

Osmosis inversa casera – ventajas y mitos

osmosis inversa casera

El tratamiento del agua potable se encuentra en boca de todos, muchas personas afirman que el agua del grifo contiene demasiadas sales y que su sabor es repulsivo, llevándolas a consumir agua embotellada. Si este es tu caso, seguramente deseas instalar un sistema de osmosis inversa casero, el cual te permite purificar el agua, retirar el exceso de sal y reducir el consumo de agua embotellada.

En un equipo de osmosis inversa casero podemos obtener agua con un bajo o nulo contenido de sales, metales pesados, contaminantes y compuestos inorgánicos disueltos en el agua que consumimos. Suenan como algo maravillo, pero como pasa en estos casos, surgen mitos e inconvenientes que es necesario conocer antes de tomar una decisión.

¿Qué es?

Antes de entrar en detalle y conocer exactamente las ventajas y mitos de la osmosis inversa, debemos saber ¿Qué es? La osmosis inversa es una tecnología de purificación del agua que empleando una membrana semipermeable elimina partículas grandes, moléculas e iones que se encuentran en el agua.

Para llevar a cabo este proceso, se aplica una presión que busca vencer la presión osmótica. Esta no es más que una propiedad coligativa que se produce debido a las diferencias de potencial entre el solvente.

En un proceso común de osmosis, el solvente (agua) se traslada de un área de baja concentración de la disolución hacia un área de alta concentración a través de una membrana. Este movimiento genera una presión osmótica.

Como lo que deseamos para purificar el agua es eliminar todos los solutos dispersos en ella debemos aplicar la osmosis inversa, en este caso se aplica una presión externa que invierte el flujo natural del solvente, llevándolo a la zona de menos concentración a través de la membrana.

El resultado de este proceso es que la disolución queda retenida del lado presurizado de la membrana y el solvente puro pasa al otro lado. La membrana semipermeable no debe permitir el paso de iones o de moléculas grandes, pero si debe permitir el paso del agua.

Este proceso puede llegar a eliminar muchos elementos que se encuentran en el agua, incluyendo bacterias. Se emplea a gran escala para producir agua potable o desalinizar agua del mar.

¿Cómo funciona un sistema de osmosis inversa?

partes del sistema de osmosis

El proceso para obtener agua osmotizada requiere de un equipo de osmosis inversa que no solo cuenta con una membrana semipermeable, sino con un sistema complejo de varios filtros o etapas. Podemos pensar en un equipo de osmosis inversa como una serie de filtros de agua para casa que podemos instalar bajo el grifo.

En un sistema de osmosis inversa de cinco etapas el agua atraviesa el siguiente proceso de purificación:

Primeras etapas

Sirven para eliminar todas las partículas de gran tamaño que contiene el agua mediante el empleo de sistemas de filtrado más baratos. Esto protege las membranas de osmosis y extiende su vida útil.

1ª Etapa: Suele ser un filtro de sedimentos. Elimina la arenilla o granos de cal que acompañan el agua. Eliminan todo lo que supere las 5 micras de tamaño (0,005 milímetros).

2ª y 3ª Etapa: Se emplea carbón activado, uno en grano y otro en bloques. El carbón activado es un material poroso que cuenta con propiedades de adsorción que eliminan ciertos componentes del agua.

En esta etapa se eliminan olores y el cloro que dejan las plantas potabilizadoras. También se suele añadir una etapa de resina de intercambio catiónico, la cual elimina la cal o sales disueltas en el agua, reduciendo su dureza.

Etapa de osmosis

Luego de atravesar todos los filtros anteriores, el agua pasa por fin al sistema de osmosis.

4ª Etapa: Una vez el agua ha perdido restos sólidos, cloro y sales, pasa por la membrana de osmosis y pierde todas las sustancias que aún quedan suspendidas en ella.

Como este proceso es lento, el agua se acumula en un depósito para cuando desees utilizarla. Esto evita que tengas que esperar demasiado.

5ª Etapa: Después del depósito se coloca un pequeño filtro de carbón activado con el fin de eliminar cualquier olor o sustancia que pueda permanecer en el agua.

Tipos de sistemas de osmosis inversa

Existen muchos sistemas que nos permiten obtener agua de osmosis. Si planeas adquirir este tipo de purificador de agua para grifo te conviene conocerlos todos:

Ósmosis inversa estándar

Es el sistema más básico, de un aspecto rudimentario y de diseño poco cuidado. Las conexiones, el filtro, membranas, depósito y bomba quedan a la vista. Permiten añadir más componentes sin desmontar nada.

Ósmosis inversa semicompacta

Su diseño es más cuidado, oculta los filtros y las membranas, pero el depósito queda a la vista. Permite tener un depósito de mayor volumen, puede ser distribuido mejor bajo el fregadero y permite una fácil reparación y sustitución de piezas.

Ósmosis inversa compacta

Ocupa un menor volumen y tiene un diseño muy cuidado, siendo similar al CPU de un ordenador. Su depósito es de menor volumen y si se estropea, debes reemplazarlo por uno exactamente igual.

Ósmosis inversa de flujo directo

Es la última tecnología en este tipo de sistemas. Es muy eficiente, con una relación de agua entrada-salida de 1-1 aproximadamente, reduciendo el gasto de agua a 0, un aspecto negativo que tienen muchos sistemas de osmosis inversa y que conoceremos más adelante.

Este sistema no incorpora un deposito acumulador de agua, lo que evita su posible contaminación. Sus filtros son duraderos, pero es un sistema mucho más costoso que otros.

Ventajas

La osmosis casera aporta una serie de ventajas a sus usuarios que la convierten prácticamente en una panacea a los problemas de consumo de agua:

  • Es uno de los métodos de purificación de agua más eficaces y económicos.
  • Ofrece agua pura, libre de sedimentos, impurezas y agentes nocivos como parásitos y bacterias. También elimina moléculas que aportan sabores y olores extraños al agua.
  • Son equipos que pueden instalarse bajo el fregadero y quedan ocultos a la vista de todos.
  • Algunos equipos son sencillos de instalar y de retirar debido a sus instrucciones precisas.
  • Su mantenimiento es muy sencillo, solo debemos sustituir las piezas que contienen los filtros por otras nuevas con el fin de mantener la eficacia de la purificación.
  • Proporciona un agua de excelente calidad y de agradable sabor para consumo humano, industrial y de riego.
  • Retiene hasta en un 99% todos los contaminantes del agua.
  • No emplea ni expulsa productos químicos nocivos.
  • No consume demasiada energía.
  • Protege las tuberías de tu hogar, ya que al extraer los minerales disueltos evita que el agua pueda contener cualquier sustancia que pueda corroer algún metal. También evita la acumulación de sedimentos.
  • El agua osmotizada es más efectiva contra las manchas.
  • Permite ahorrar dinero al reducir el consumo de agua embotellada.

Inconvenientes

Entre los inconvenientes más comunes de los sistemas de osmosis inversa tenemos:

Desperdicio de agua

Al pasar por el filtro de osmosis, no toda el agua atraviesa la membrana. Una parte se filtrará con un abaja concentración de minerales y la otra con una elevada concentración de minerales será eliminada por el desagüe.

Generalmente el fabricante te asegura una proporción de 1 a 4, es decir, se tiran cuatro litros por cada litro filtrado. Esta proporción es mucho mayor y proporciones de 1 a 10 son más comunes, sobre todo cuando la presión de red no es adecuada.

Esta pérdida de agua es muy negativa para el medio ambiente y para tu bolsillo, pues estás perdiendo agua que no estás aprovechando, pero que igual pagas a la compañía.

Peligro ante el mal mantenimiento

Si no mantienes adecuadamente el equipo y cambias los filtros a su debido tiempo, no solo filtrarán mal, sino que pueden empeorar la calidad del agua.

Controlar el rendimiento y el estado de los filtros no es fácil y no basta con respetar las recomendaciones de los fabricantes, ya que la vida útil de los mismos dependerá del tipo de agua de la zona donde vives.

pH bajo

Al eliminar las sales reducimos el pH del agua, esto puede corroer los metales de los grifos y de las ollas, incorporando estas sustancias metálicas al agua de consumo. Debes comprobar que el pH que tiene el agua de salida se encuentre en los límites de la potabilidad.

Diferencias de precios

Puedes encontrar muchísimas marcas y modelos en el mercado, con un rango de precios que va desde menos de 100 € hasta miles. El precio dependerá de la tecnología que ofrezcan, la bomba de agua y la eficiencia del sistema.

Debes tomar en cuenta que tanto sistemas baratos como caros funcionan igual, la única diferencia son los filtros y materiales, así como la tasa de rechazo o proporción de aprovechamiento del agua.

Lentitud

El proceso es muy lento, un sistema estándar solo puede producir hasta 15 L de agua por día, por lo que, si tienes un consumo mayor a ese valor, deberás instalar otro sistema.

Nocivo para la salud

Algunas personas se maravillan ante la ausencia de minerales en el agua osmotizada porque creen que eso la hace pura. No hay nada peor para nuestra salud que el agua desmineralizada, ya que absorbe el calcio y otros minerales de nuestro cuerpo.

El contenido en minerales del agua aporta nutrientes esenciales para nuestra salud.

Además, el agua con un nulo contenido alcalino es mucho más acida, afectando nuestra salud.

Si quieres evitar esto, debes instalar un filtro remineralizador al final del sistema de osmosis inversa.

Mitos

Entre los mitos más comunes sobre los sistemas de osmosis inversa casera tenemos:

Sabor

Lo que le da el mal sabor al agua del grifo es la combinación del de agua dura y cloro. El cloro se añade al agua de grifo para mantener el agua desinfectada y libre de bacterias. El sistema de osmosis mejora el sabor del agua porque elimina el cloro, pero esto también podríamos lograrlo con una jarra filtradora o de manera gratuita.

Si, puedes obtener agua sin sabores extraños de manera gratuita. Solo debes dejar el agua en una jarra abierta, el cloro se evaporará. Luego, debes introducirla a la nevera, no notarás la diferencia.

Salud

Es en este punto donde se concentran todos los mitos y engaños. Los aparatos de osmosis no mejoran en gran medida la calidad del agua, solo su sabor. La reducción en el contenido de sales no mejora la calidad del agua y puede ser NOCIVO para tu salud.

Tomemos un ejemplo práctico, el agua dura contiene calcio y magnesio en forma de bicarbonato, estos son aprovechados por nuestro organismo para el esqueleto y otras funciones. Seguramente compras leches y yogures ricos en estos minerales para tus hijos o para ti mismo, pero porque algún “experto” te dice que debes eliminarlos del agua de consumo lo haces ¿Tiene eso algún sentido?

El agua completamente libre de minerales afectará tus huesos, ya que tu cuerpo necesita de esos importantes minerales para funcionar, sobre todo tu cerebro. Al no recibir la cantidad adecuada de minerales, tu cuerpo los aprovechará de la fuente más cercana, si, tus huesos, debilitándolos y haciéndolos propensos a fracturas.

El agua dura o con cal no provoca piedras en los riñones, este es un mito muy extendido y falso. Los factores hereditarios son los que te hacen propenso a sufrirlas. Las piedras del riñón están compuestas de calcio, mismo que proviene en mayores cantidades de la leche o del queso, no del agua.

Los médicos recomiendan aguas con pocos minerales para personas con algunos problemas de salud.

Si deseas un sistema de osmosis porque no te fías de la calidad del agua del grifo, entonces debes tener presente consumir minerales por otras vías, para evitar problemas de salud futuros.

Agua del grifo contaminada

Es aquí donde reside el mayor engaño. Para demostrarte que el agua del grifo está contaminada, los vendedores y dueños de equipos de osmosis inversa hacen pasar el agua del grifo por un hidrolizador, un sistema que hace pasar corriente por el agua. Está compuesto por dos barras de hierro que pasan corriente de un lado a otro.

El resultado de este experimento es que el agua adopta un color marrón y le salen manchas negras. Esto según los vendedores es contaminación mortal.

El experimento lo repiten con el agua osmotizada y los resultados son diferentes.

El engaño yace en una explicación química sencilla. El agua pura no conduce la electricidad, el agua con minerales sí. El agua de grifo tiene sales minerales disueltas y al recibir energía eléctrica provoca la oxidación de las barras de hierro, disolviendo este oxido en el agua y tiñéndola de ese tono marrón tan asqueroso.

El color marrón que adopta el agua no son contaminantes, solo es el óxido de hierro disuelto en ella debido a la corriente eléctrica.

En el caso del agua osmotizada tenemos que esto no se produce, al no tener sales no trasmite la corriente eléctrica, el hierro no se oxida y el agua permanece absolutamente perfecta.

Poco ecológica

Este mito en contra de la osmosis inversa es muy común y se aplica solo a sistemas de diseño antiguo, pues su tasa de rechazo es elevada. El avance de la tecnología permite contar con sistemas de eficiencia 1-1, que pueden ser mucho más costosos, pero son más ecológicos y te permitirán notar un ahorro en la factura del agua.

Además, con estos sistemas te olvidas de utilizar agua embotellada, la cual viene en envases plásticos altamente contaminantes para los océanos de nuestro planeta.

Ocupan mucho espacio

Los sistemas más novedosos son de diseño compacto, ideales para instalar bajo el fregadero y aun así, dejar espacio libre. Algunos equipos se adaptan sin problemas a cualquier tipo de cocina.

Reduce el contenido de minerales

Como lo mencionamos anteriormente, este es un aspecto común en los sistemas de osmosis inversa. Debes ser muy cuidadoso con el equipo que planeas adquirir y añadir, si es necesario, un filtro remineralizador.

El agua con un bajo contenido de minerales es perfecta para el mantenimiento de los equipos de vapor y se utiliza para enjuagar por última vez el auto luego de lavarlo, evitando las manchas que deja el exceso de minerales en las aguas duras.

Opiniones

Como puedes ver, existen opiniones en contra y a favor de la osmosis inversa casera. Es conveniente que antes de comprar estos equipos las conozcas para tomar la mejor decisión:

En contra

  • Es un proceso poco ecológico porque desperdicia muchísima agua.
  • Es un sistema costoso a largo plazo debido al mantenimiento que requiere.
  • Puede ocupar mucho espacio.
  • Ofrece agua sin minerales nociva para la salud de muchas personas. Solo es recomendable si padeces alguna condición médica.

A favor

  • Es el mejor sistema de tratamiento de agua potable.
  • Algunos pediatras recomiendan esta agua para los niños porque es absolutamente libre de cloro y bacterias.
  • Cuando se añade un filtro remineralizador, podemos obtener agua con la cantidad de minerales justos necesaria para nuestra salud.
  • Ahorras en el largo plazo porque no deberás comprar más agua embotellada. El costo de dos meses de agua embotellada es lo que vale el mantenimiento del equipo tras funcionar por un año entero, la amortización es evidente.
  • El agua osmotizada es perfecta para cocinar porque permite que los alimentos conserven sus cualidades.