Saltar al contenido

¿Cómo hacer un filtro de agua casero?

filtro de agua casero

El agua es un recurso fundamental para nuestras vidas, su indispensable consumo la convierte también en un transmisor de enfermedades graves, sobre todo cuando esta presenta pequeñas impurezas que escapan del sistema de saneamiento.

En pleno siglo XXI podemos encontrarnos con zonas donde no existe una red adecuada de potabilización y distribución del agua y es necesario utilizar filtros para adecuar el agua. Estos filtros pueden ser muy costosos o bien, no estar disponibles en la zona donde vives. Sin importar el caso, puedes elaborar uno tú mismo en casa.

¿Qué es?

Un filtro de agua es un sistema compuesto de un material poroso y carbón activo, esto permite purificar el agua que proviene tanto de una fuente natural (lluvia, ríos, arroyos) como de un acueducto y de los grifos de nuestro hogar.

El filtro atrapa las partículas que el agua trae y que pueden ser muy tóxicas o perjudiciales para nuestra salud tales como arena, óxido, barro, hierro, cloro en altas cantidades, bacterias y otros.

Origen

Los responsables de crear los primeros filtros de agua fueron los romanos. Estos, al consolidarse como una gran civilización desarrollaron un sistema adecuado para proporcionar agua potable a todos los ciudadanos.

Elaboraron un sistema de acueductos que transportaba el agua desde los montes Apeninos. A lo largo de su extenso recorrido instalaron filtros y estanques donde las impurezas eran decantadas, lo que permitía obtener agua en perfectas condiciones para la ciudad.

¿Para qué sirve un filtro casero de agua?

Los filtros caseros simulan lo que ocurre en la naturaleza. El agua es filtrada de manera natural en su paso a traces de materiales como arena y grava, y emana limpia a través de los manantiales.

Este tipo de filtros emplean la acción mecánica que ofrecen estos materiales para eliminar las impurezas que posee el agua. Si añadimos carbón activado, es posible eliminar patógenos perjudiciales para la salud, como el peligroso Vibrio cholerae, bacteria causante del cólera.

Si el paso a través de estos materiales es realizado de manera correcta, el agua pierde todas sus impurezas y sale limpia y apta para el consumo.

¿Cómo hacer un filtro de agua casero?

Para hacer un filtro de agua casero no requieres de muchos materiales, elaborarlo es sencillo y puede ayudarte si en tu comunidad el agua es de dudosa calidad, si deseas ahorrar evitando la compra de agua embotellada o si planeas viajar a una zona cuyo suministro de agua no se encuentra correctamente potabilizado.

Para elaborar el filtro necesitarás:

  • Recipiente grande de plástico, tipo botella, de aproximadamente un metro de alto.
  • Grava.
  • Arena fina.
  • Piedras de mediano y pequeño tamaño, tipo canto rodado.
  • Carbón activado.

El primer paso para elaborar un filtro de agua casero es preparar adecuadamente el material a utilizar. Debes limpiar adecuadamente todo. El contenedor de plástico debes limpiarlo con agua limpia y jabón antibacteriano. Las piedras y la arena debes lavarlas con agua en un recipiente, debes remover bien para eliminar las impurezas y desecharlas.

El recipiente debe contar con tapa en el extremo superior para poder rellenarlo. Deberás instalar una llave de paso en la parte superior para poder llenarlo de agua. A vez, debes instalar una llave en la parte inferior para extraer el agua limpia.

Si lo deseas, también puedes instalar un tubo cristalino a la salida, junto a la llave de paso. Esto te permitirá tener un control del funcionamiento del filtro. Este tubo debe tener la misma altura del envase.

Si al pasar agua vez que se llena por completo o que la altura del agua es la misma en el tubo que en el filtro es que lo has armado mal, si no se llena o el nivel es bajo el filtro está tapado y si se llena y vacía lentamente, todo funciona perfectamente.

Una vez desinfectado todo el material, podrás iniciar la fabricación del filtro. Este proceso consiste en alternar las capas de los diferentes materiales correctamente ordenadas para que cada una cumpla su función.

Debes empezar desde las capas inferiores y subir hasta las superiores. El orden en el que añadirás las capas es el siguiente:

  1. Capa de piedras de tamaño mediano: Debe tener una altura de unos 25 cm.
  2. Capa de piedras de tamaño pequeño: Debe alcanzar una altura de 12 cm.
  3. Capa de grava: Debe tener una altura de 3 cm.
  4. Capa de carbón activado: Debes tener una altura de unos 3 cm, es una capa sumamente importante porque incrementa las propiedades filtradoras del sistema.
  5. Capa de grava: Debe tener una altura de 2 cm.
  6. Capa de arena fina: Debe alcanzar una altura de 6 cm.
  7. Capa de grava: Debe tener una altura aproximada de 6 cm.
  8. Capa de piedras de tamaño pequeño: Tiene que tener una altura de 12 cm.

Funcionamiento y mantenimiento del filtro de agua casero

El funcionamiento del filtro se fundamenta en la entrada de agua con impurezas, o de dudosa calidad, por la parte superior. Luego, atraviesa las diversas capas del sistema y llega limpia y libre de impurezas a la parte inferior del sistema.

Con este filtro puedes limpiar en gran medida las impurezas del agua que ingresa, pero si planeas utilizarlo para toda la familia, deberías adicionar un recipiente extra para almacenar el agua libre de impurezas.

Si lo deseas, puedes adicionar al agua limpia unas 5 gotas de cloro al 3% o 3 gotas si tienes cloro al 6%. Deja reposar el agua unas horas antes de consumirla para que el cloro pueda evaporarse y no le otorgue un mal sabor al agua.

Si no deseas adicionar cloro, procura hervir el agua resultante, de esa forma podrás eliminar cualquier microorganismo patógeno que haya podido sobrevivir.

Puedes elaborar un filtro más grande según tus necesidades. Puedes elaborar uno más pequeño con una botella de refresco para momentos de emergencia, o uno más grande diseñado para toda una familia. También puedes adicionarlo a un sistema de recolección de agua de lluvia.

En los siguientes videos podrás observar el paso a paso de la elaboración de filtros de agua caseros:

Mantenimiento del filtro casero

Para que cualquier equipo funcione adecuadamente es necesario realizar el mantenimiento preventivo adecuado, sobre todo si se trata de un sistema tan delicado como lo es un filtro de purificación de agua.

De un correcto mantenimiento dependerán las propiedades filtrantes y de desinfección de tu filtro y por ende, la calidad del agua que puedas obtener.

Es conveniente desarmar el filtro cada seis meses aproximadamente para lavar de nuevo la arena, las piedras, la grava y el recipiente. Además deberás reemplazar el carbón activado, porque con el transcurso del tiempo, este pierde sus propiedades filtrantes.

Si el uso es demasiado excesivo, deberás hacerlo antes.

¿Por qué es importante utilizar un filtro de agua?

Desde la época del Imperio Romano la humanidad hizo un esfuerzo para desarrollar métodos para el tratamiento y limpieza del agua. Con el paso del tiempo este proceso evolución hasta llegar al método más efectivo que es la filtración.

A pesar de que las compañías que suministran el agua a las ciudades realizan un tratamiento para hacer el agua potable, es importante contar en el hogar con un filtro de agua, ya que no solo mejora la salud y el sabor del agua, sino que nos ayuda a ahorrar al evitar la ocupar de agua embotellada y contribuimos con el planeta al no desechar botellas plásticas.

El filtro de agua no solo elimina las pequeñas impurezas que contiene el agua, sino que anula el sabor que estas provocan en ella. También contribuye a eliminar el exceso de cloro que agregan las compañías para combatir las bacterias. Esto nos proporcionará un agua ligera y muy sana.